No hay nada más peligroso que un político del PP con una tarjeta

Tarjetas Black, Rodrigo de Santos, ahora el Smap. Una tarjeta pública en manos de un cargo del PP es sinónimo de peligro. Y lo han vuelto a demostrar en Palma con el mal uso que hicieron de las tarjetas de aparcamiento que les entregó el Ayuntamiento.

¿Sabíais que en tiempos de Mateo Isern en la alcaldía de Palma se usaron 100 tarjetas de párking público?

Lo más grave es que en lugar de pedir perdón a la ciudadanía lo que piden es la dimisión del regidor del equipo de gobierno que lo denunció. Es el mundo al revés! Pero no nos callarán porque vamos a cumplir nuestro compromiso electoral de poner orden en el Ayuntamiento de Palma después del gobierno del partido de José María Rodríguez y compañía, que tanto daño han hecho.

El PP debería pedir perdón por el mal uso de las tarjetas públicas en Cort y pedir perdón por una gestión que tanto daño ha hecho.