Un bosque en una ciudad inteligente: sembrar árboles es mejorar nuestro futuro
Esta pasada semana hemos ya licitado las obras del Bosque del Canódromo, que si todo va bien comenzarán en un mes. Es un proyecto ilusionante, pensado para disfrutar de nuestra ciudad, más verde, más sostenible y que pone en valor el espacio público, convirtiendo a las personas en las protagonistas.

En un acto abierto en la plaza del Tubo, muy cerca del solar del antíguo canódromo, los socialistas explicamos la importancia del proyecto para la ciudad.

El Bosque, de cerca de 300 árboles, permitirá rebajar las temperaturas en verano, dará más oxigeno a la ciudad, y mayor calidad de vida.

Lo explicó la secretaria general de la Agrupación Socialista de Palma-Ponent, Carmen Orte: en una sociedad en que la población de cada vez está más envejecida, se hace imprescindible dotar a la ciudad de lugares que sirvan a las personas para mejorar su salud.

José Hila presenta a pie de calle el proyecto del Bosque del Canódromo.

El Bosque no es una gran obra ni una intervención urbanística compleja. Al contrario, el objetivo primordial del proyecto consiste en sembrar muchos árboles y hacer caminos con materiales lo más integrados y sostenibles posible.

Parace una intervención menor pero no lo es. Un bosque en una ciudad es un mensaje muy potente de lo que tienen que ser las ciudades inteligentes.

Cuando esté acabado dentro de un año y vayan creciendo los árboles podremos disfrutar de un bosque en la ciudad, pasear, jugar, aguantar mejor el calor en verano, combatir la contaminación.

Y es el primer paso porque la próxima legislatura seguiremos con el velódromo!