Es el vecino quien elige el alcalde y ahora es Montoro el que quiere que los vecinos se quejen del alcalde

Montoro es el ministro que más ha ahogado a los ayuntamientos de España. Él, que no ha sido nunca edil de ningún ayuntamiento, ha impuesto una regla de gasto a los municipios, pese a que están saneados y con superávit.

Rajoy se hizo un lío al hablar de los alcaldes y los vecinos.

Fue en aquel famoso mitín de Zamora. Dijo que es “el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde”. Más allá del error y las bromas que se han hecho al respecto, resulta sorprendente observar como el PP de Rajoy y Montoro trata a los vecinos, que són los que elgigen los alcaldes.

Reunión del PSIB PSOE para hacer frente a las políticas de Montoro sobre los gobiernos locales.

También fue el propio Mariano Rajoy quien dijo en un mítin que para gobernar “al menos hay que haber sido concejal”.

Por eso resulta chocante que su ministro de Economía y Hacienda no provenga de la gestión municipal. Montoro jamás ha pisado la calle, ni me lo imagino jamás gestionando las cuentas de un Ayuntamiento.

De hecho, Montoro solo ha sido diputado, eurodiputado, a parte de ministro de Economía y Hacienda.

Indigna constatar que Montoro (que tiene déficit en su gobierno) nos diga a Palma y a los ayuntamientos (que tenemos superávit) cuanto nos podemos gastar y en qué políticas.

Son las instituciones más cercanas a los ciudadanos, y la cercanía no es precisamente su fuerte. Des de su despacho de Madrid aplica políticas retorcidas contra los gobiernos locales.

Un ejemplo. El gobierno acaba de aprobar un acuerdo para subir el sueldo a los funcionarios un 1.75% en 2018.

Firmamos un buen acuerdo con los funcionarios de Cort en mi época de alcalde de Palma

Es el mismo  gobierno que nos ha recurrido la carrera profesional para los funcionarios del Ayuntamiento de Palma.

Aquel fue un acuerdo que pactamos con los sindicatos en 2017 y ahora lo tenemos que suspender por orden judicial.

En consecuencia, Montoro se ha hecho una foto en Madrid, y mientras los funcionarios de Palma a partir de marzo van a cobrar menos que el año pasado. Ha llegado el momento de decirle al ministro que ¡ya basta!

 Los socialistas estamos organizados para plantar cara.

El pasado fin de semana he participado en la reunión de alcaldesas, alcaldes y portavoces del PSIB PSOE para organizar la respuesta a los recortes de Montoro y Rajoy a los presupuestos municipales y que nos impide hacer más cosas para seguir mejorando nuestras ciudades.

Los ayuntamientos no deben ser la hermana pobre de la Administración, sino que tienen que estar bien financiados y tener buenos recursos, pues son la institución más cercana al ciudadano.

Indigna constatar que Montoro (que tiene déficit en su gobierno) nos diga a Palma y a los ayuntamientos (que tenemos superávit) cuanto nos podemos gastar y en qué políticas.

Los ayuntamientos no deben ser la hermana pobre de la Administración, sino que tienen que estar bien financiados y tener buenos recursos, pues son la institución más cercana al ciudadano.

Queremos dejar de estar intervenidos! O que venga Montoro y se presente él a la alcaldía, a ver quien gana.