Pensiones: se consiguieron en la calle y se dignificarán en la calle

Apoyar a los y las pensionistas es no solo reconocer sus derechos y la dignidad de las pensiones. También es defender las pensiones del futuro, las tuyas, las mías, las de todos.

Este martes a mediodía yo, juntamente con diversos compañeros del partido, me he sumado a la protesta por las pensiones dignas en Palma.

40 años después nos recuerdan que las cosas se consiguen en la calle.

Ver a centenares de personas mayores, la mayoría jubiladas, gritando por su dignidad, detrás de una pancarta, es algo de lo que uno jamás se olvidará.

Fueron ellos, nuestros mayores de ahora, los que salieron a la calle hace más de 40 años. Entonces muchos eran jóvenes luchadores que clamaban por conseguir la democracia en plena Transición.

Son emociones encontradas, a veces contradictorias.

Por un lado, la satisfacción de ver como los pensionistas, nuestra gente mayor, se moviliza por su dignidad, por su futuro y el de las próximas generaciones. Me siento orgulloso al ver que salen de sus casas, y me da esperanza comprobar su generosidad, su valentía.

Hay que escuchar más que nunca a nuestros mayores. Defienden su dignidad y las de todos.

También me entristece que hayamos llegado a esta situación. La dignidad de los pensionistas debería ser una de las grandes prioridades políticas, seas del partido que seas.

Pero estamos comprobando, día tras día, que no lo son para el PP de Mariano Rajoy, que con sus ridículas subidas del 0,25% está empobreciendo más a los pensionistas, que como todos los demás, ven como el coste de la vida se encarece más y más.

Me siento orgulloso al ver que salen de sus casas, y me da esperanza comprobar su generosidad, su valentía.

Ellos son el equilibrio

Los pensionistas, que han ayudado tanto a mantener el equilibrio del Estado de Bienestar en tiempos de crisis, ahora son otra vez un referente para todos los ciudadanos: nos lo han enseñado todo, y además ahora nos recuerdan algo fundamental. Las cosas se consiguen en la calle.

Escuchar a nuestros mayores siempre nos aporta. Ahora hay que escucharlos más aún. Están defendiendo su futuro. Y el nuestro.

Yo y mis compañeros del PSOE con los pensionistas el 6 de marzo.

Tanto tiempo después, salen a la calle para reclamar que sus pensiones sean dignas.

Fueron ellos, nuestros mayores, los que salieron a la calle en Palma y el resto de España hace más de 40 años. Entonces muchos eran jóvenes luchadores que clamaban por conseguir la democracia en plena Transición.

Apoyar a los y las pensionistas es no solo reconocer sus derechos y la dignidad de las pensiones. También es defender las pensiones del futuro, las tuyas, las mías, las de todos.

Escuchar a nuestros mayores siempre nos aporta. Ahora hay que escucharlos más aún. Están defendiendo su futuro. Y el nuestro.